Una vía para la cultura de la paz y la concordia

Bienvenidos

Con el advenimiento de la tercera década del siglo XXI se ha abierto un amplio debate sobre la naturaleza humana, el entorno social, el medio ambiente natural y la influencia que las neotecnologías están ejerciendo sobre la concepción de nosotros mismos y las relaciones comunitarias, tanto locales como nacionales e internacionales. 


En esta ocasión, el Congreso Mundial convoca a las mentes más talentosas para que aborden los últimos avances de la mediación, el potencial de esta y la transformación positiva de la convivencia, sobre todo, el espacio del que dispone para que, durante la dinámica, se descubra lo mejor de nosotros mismos y se revelen habilidades –indispensables, por cierto– para abordar y gestionar todo tipo de conflictos constructivamente, pero, sobre todo, para diseminar, a través de la democratización de su práctica, su potencial para la pacificación social y la conciencia para el desarrollo integral y equilibrado de las naciones.

¡Tú puedes ser parte del Congreso!

Presentación de libros

Proyectos exitosos

Justificación

Los esfuerzos institucionales y de organizaciones de la sociedad civil han sido infructuosos hasta ahora para edificar culturas de paz y concordia en nuestra aldea global.
El poder, una cualidad inherente a nuestra especie en relaciones interpersonales, comunitarias, sociales o entre naciones, suele utilizarse destructivamente con sorprendente frecuencia, potenciando inclinaciones orientadas a controlar, someter, manipular o dominar a personas o grandes comunidades, contraviniendo flagrantemente los derechos fundamentales que cada persona tiene, sin importar la ubicación geográfica de su nacimiento y crianza.

Es urgente que el poder positivo, constructivo y vinculante se esparza en todas las regiones del mundo para reafirmar el precepto esencial y más importante contemplado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que afirma en su artículo 1: Todos los humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. La dignidad, como elemento nuclear de cada persona, implica el respeto que cada ser humano merece en su integridad física, emocional, cognitiva, social y espiritual. Si gozamos de igualdad sustantiva, todos los seres humanos tendremos oportunidades similares para desarrollarnos de manera armónica y plena.

Comité académico

Dr. Jorge Pesqueira Leal

Presidente Comité Organizador

Dra. Claudia Navarro Reyes

Instituto de Mediación de México

Dr. César Rojas Ríos

Consultor

Dra. Graciela Frías Ojinaga

Sentit Nobis

Dra. Laura I. Quiroz Colossio

Instituto de Mediación de México

Dr. Alejandro M. Nató

Abogado Mediador

Comité académico

Dr. Jorge Pesqueira Leal

Presidente Comité Organizador

Dra. Claudia Navarro Reyes

Instituto de Mediación de México

Dr. César Rojas Ríos

Consultor

Dra. Graciela Frías Ojinaga

Sentit Nobis

Dra. Laura I. Quiroz Colossio

Instituto de Mediación de México

Dr. Alejandro M. Nató

Abogado Mediador